8 Razones para cuidar cuánta azúcar le das a tus peques

Los azúcares (que después se convierten en glucosa) cumplen una función determinante en el desarrollo y crecimiento de los niños, sin embargo su consumo excesivo, puede generar grandes problemas de salud.

Los azúcares no son malos per se. El problema es que por lo general no sabemos elegir los más sanos (carbohidratos complejos y carbohidratos simples naturales) y tampoco tenemos muy claro las cantidades que debemos consumir.

Unos de los mayores problemas hoy en día, es que el azúcar se ha convertido en un producto que consumimos a diario-y qué está en casi todo-. Antes, los dulces estaban reservados a ocasiones especiales y en su mayoría, éstos se elaboraban de forma artesanal y por lo mismo contenían muchos menos compuestos artificiales.

Otra gran dificultad es que gran parte del azúcar que consumimos se encuentra oculta en alimentos que no son considerados dulces. Como por ejemplo la salsa ketchup (4g. de azúcar), o una lata de refresco (40g. de #malazúcar) . Y es por eso que es tán importante revisar bien las etiquetas y procurar consumir la mayor cantidad de productos frescos y simples (simples = como nos los entrega la naturaleza).

Para evitar las consecuencias del consumo excesivo de azúcares refinados, hay que apegarnos a las cantidades que recomienda la OMS:

Se debe limitar el consumo del azúcar añadido a los alimentos a un 10%. Este porcentaje incluye la ingesta de frutas, leche o verduras (alimentos beneficos para la salud humana).

El consumo máximo recomendado de azúcar refinado para un niño promedio es de 37g.*

Una cucharadita de azúcar refinada equivale a 4g, así que… 37g =  9.25 cucharaditas

Según dice la nutricionista y dietista Diana María Salinas: “Son los papás los que determinan los hábitos alimentarios de los niños, desde la primera comida: si le ponen azúcar a ésta ya le están generando un hábito, pues el niño desconoce lo que es el azúcar y aunque para los papás la comida puede tener un sabor insípido, para el niño no”. Esto es muy importante, ya que quiere decir que lo mejor es no enseñarle a los niños a agregarle nada a los alimentos. Ellos aún no tienen esos habitos y es mucho más saludable que se acostumbren a su sabor natural.

8 Razones para cuidar cuánta azúcar le das a tus peques

#1 Cuando se consume azúcar en exceso, ésta no se gasta y se almacena en forma de grasa. Además de que esto puede generar aumento de peso, con este descontrol se obliga al páncreas a producir más insulina para absorber la cantidad de azúcar en sangre y si ocurre repetidamente hay un desequilibrio que puede hacer que el niño sufra de hipoglicemia; si no se controla, podría llegar a provocar diabetes.

#2 El cerebro de los niños que consumen un exceso de azúcar, pueden presentar alteraciones en las zonas que tienen que ver con el comportamiento: percepción, motivación, emociones y recompensa. Esto se debe a que el consumo de azúcar incrementa los niveles de dopamina; igual que cualquier otra droga.

#3 Se realizaron estudios en niños que durante nueve dias llevaron una dieta libre de azúcar refinada, y todos los marcadores de glucosa, insulina, colesterol en la sangre y tensión arterial, mejoraron significativamente.

#4 Tomar una lata de refresco o jugo azucarado al día, incrementa en un 50% la posibilidad de tener pre-diabetes.

 

#5 El exceso de azúcar no permite una buena oxigenación celular ni tampoco una buena coagulacióno, por lo que puede afectar el crecimiento de los niños.

#6 El azúcar es el peor enemigo de los dientes sanos, ya que en la boca, éste se transforma en ácidos, los cuales pueden atacar el diente, dañando la placa y produciendo caries.

#7 En niños muy pequeños, el consumo de azúcar refinado produce intranquilidad, nerviosismo, falta de concentración, pérdida de sueño y de apetito.

#8 La ingesta excesiva de azúcar conlleva la pérdida de calcio y vitaminas del grupo B.

Con mucho cariño y esperando que nuestros niños estén cada vez más sanos,

 

Artículo original por Cocó para Malazucar | Foto por Pete Wright