¿Mi vagina es demasiado pequeña?

brooke-cagle-320838.jpg

Tengo una vagina más bien grande. Lo sé porque mi médico tiene manos cortas y los exámenes pélvicos requieren muchas maniobras de su parte para llegar hasta el cuello del útero, por ejemplo. En medio de uno de esos exámenes ginecológicos fue la primera vez que pensé sobre el tamaño vaginal y lo que significa para nuestras experiencias con nuestras vaginas.

Muchas mujeres sienten que tienen una vagina pequeña mientras se colocan un tampón o tienen relaciones sexuales con penetración. La incomodidad puede durar mucho tiempo o ir y venir a ratos en cualquiera de estas situaciones en que sentimos un objeto introducido en nuestra querida zona pélvica.

Muchas veces he sentido que mi vagina es demasiado pequeña o demasiado apretada, a pesar de mi "diagnóstico oficial" de vagina grande.

Siéntete orgullosa de tu vagina, pequeña o grande

El tamaño solo importa si te está afectando.

Si simplemente te estás preguntando si eres normal o no, ¡lo eres! Todas las vaginas son diferentes entre sí y mientras disfrutes muchísimo de tu propio placer y del sexo con una pareja, el tamaño no importa. Pero si experimentas dolor o molestias no deseados en la vagina, hay algunos ejercicios que pueden aumentar tu sensibilidad en el lado del placer y no del dolor.

Primero, lo básico: las causas y motivos comunes para el dolor vaginal

Penetración dolorosa

Una causa de sentir que tienes una vagina pequeña es el vaginismo. El vaginismo es el endurecimiento involuntario de los músculos del piso pélvico. Puede hacerte sentir mucha incomodidad y dificultad durante la penetración. A pesar de lo feo e intimidante que se puede sentir pensar en esto, es un problema muy común, y no tan difícil de resolver.

El vaginismo también puede desencadenarse por un trauma físico o sexual.

Si bien la investigación sobre esto todavía es nueva, es completamente normal que tu cuerpo tenga una respuesta física al trauma. Hablar con un terapeuta sobre la posibilidad de tener vaginismo puede ser de gran ayuda, además de ir con tu ginecóloga actual (yo tenía ginecólogo hombre antes, pero he encontrado que muchas veces las mujeres pueden ser más empáticas; no importa si eliges a un doctor o doctora, fíjate en que realmente le importe su trabajo y no esté sólo ahí por el dinero. Que tenga una actitud muy cálida hacia ti, que se informe de los elementos psicológicos de la sexualidad, y tenga una actitud abierta a remedios y complementos naturales en lugar de atascarte siempre con pastillas).

Las infecciones pueden causar dolor vaginal también

Las enfermedades de transmisión sexual, la vaginosis bacteriana y las infecciones por hongos son más comunes de lo que piensas. Todos los tipos de infecciones pueden causar dolor e inflamación en la vagina. Esto puede causar que la vagina se sienta tensa e irritada, y le dará síntomas similares a los del vaginismo.

Puedes volver a sentirte cómoda después de superar el vaginismo y cualquier infección

El vaginismo o las infecciones pueden durar mucho tiempo, ¡pero nunca para siempre! Con los tratamientos y medicamentos de un buen médico alópata o naturista, o incluso sólo con algunos ejercicios de apertura con un dildo pequeño que realices en tu casa, puedes comenzar a sentirte más cómoda inmediatamente.

Los ejercicios de apertura consisten en comenzar por darte placer a través de tu clítoris, llegar lo más cerca posible del orgasmo y detenerte un minuto. Comienza después a estimularte de nuevo, de manera más lenta, y ve introduciendo muy lentamente un dildo delgado. También puedes usar una verdura delgada cubierta por un condón para evitar infecciones.

Ve siendo consciente de tu cuerpo y permítete sentir placer también con la sensación de un objeto introduciéndose en tu vagina, extendiendo las sensaciones agradables del clítoris a la entrada de tus labios. Ve muy despacio, para que el ejercicio resulte lo menos invasivo y lo más placentero.

Asegúrate de hacer una cita con tu médico de cualquier manera si los síntomas siguen después de hacer ejercicios de apertura.

¡La comodidad es lo más importante cuando se trata de tu vagina!

Otras condiciones que pueden causar que tu vagina se sienta pequeña

La agenesia vaginal es una condición rara en la que la vagina y parte del útero no se han desarrollado completamente.

Otra condición rara que hace que la vagina se sienta apretada o impenetrable es tener un himen grueso o inelástico (la membrana que cubre la abertura vaginal). Generalmente, el himen se rasga y cura fácilmente, ya sea por el uso de tampones, la masturbación o el sexo con penetración.

Si este es tu caso, también puedes probar los ejercicios de estiramiento para ver cómo reacciona tu cuerpo. Hazlos de manera relajada y amorosa.

Si sientes que necesitas más ayuda, acude a un médico o terapeuta para recibir tratamiento especializado (yo te recomiendo más a sexólogos o médicos naturistas que tengan una perspectiva integral de la sexualidad).

Tu vagina puede ser pequeña pero poderosa y llena de placer

¿Puedes aprender a amar tu vagina muy pequeña? ¡Por supuesto!

Muchas mujeres aman sus vaginas y todas sus cualidades únicas.

Pero independientemente de su tamaño o síntomas, si deseas traer más placer a tu vagina, aquí hay algunos otros ejercicios que puedes hacer.

Más sentadillas, menos ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel generalmente se comparten como un ejercicio importante para aumentar el placer sexual.

Los ejercicios de Kegel son el acto de literalmente apretar los músculos del piso pélvico.

Pero eso genera justamente endurecimiento de los músculos del piso pélvico que puede sentirse ya demasiado apretado si tú estás experimentando sensaciones de vagina pequeña. La fuerza muscular es buena en el suelo pélvico, pero si tus músculos actualmente se sienten tensos, no quieres forzarlos demasiado.

Si experimentas opresión y malestar vaginal, y ya has probado los ejercicios de Kegel sin mucho resultado, córtalos y haz más sentadillas.

Las sentadillas, típicamente conocidas por fortalecer las piernas y los glúteos, pueden aumentar la capacidad de tu vagina para abrirse más. Incluso pueden ayudar con el dolor durante el parto. Si pueden ayudar con eso, ¡puedes apostar que te ayudarán a tener relaciones sexuales con penetración!

Usa dilatadores vaginales profesionales

Los dilatadores vaginales generalmente son prescritos por un médico o terapeuta sexual, pero se pueden comprar sin receta médica.

Los dilatadores son dildos que comienzan pequeños y gradualmente aumentan de tamaño.

Si no estás segura de si los dilatadores son adecuados para tu situación, consulta con su médico para obtener orientación. Si suena como algo que quieras probar, Amazon tiene opciones a buen precio que se pueden entregar directamente en tu puerta.

La ventaja de tener dildos de diferentes tamaños e ir probando poco a poco a aumentar el grosor o el largo, es que tú misma puedes ir aumentando tu capacidad para recibir de manera amorosa, hasta que la penetración de un pene te resulte muy natural y agradable.

Puedes estar a cargo del tamaño de cada dildo, y el ritmo con el que vayas pasando al siguiente nivel, lo cual te transmitirá poder y confianza.

Lubricante y un poco de estimulación externa

Ya hemos hablado de que proporcionarte placer con tu clítoris es importante para los ejercicios de exploración con tu vagina. Si a eso le agregas el uso de un lubricante a base de agua o un poco de aceite de coco, tu vagina tendrá aun más ayuda para abrirse al placer sin importar nada.

¡Recuerda que tu clítoris corre por todo tu suelo pélvico, así que tienes muchas oportunidades para sentir placer dentro, fuera, y alrededor de toda la vagina! No te preocupes por buscar sensaciones específicas. Sólo relájate y disfruta de tu cuerpo y el amor que te puedes regalar a ti misma.

Masaje y liberación

Conectar con el placer de tu vulva y clítoris no tiene que ser con un compañero, tampoco tiene que estar ligado a buscar siempre el orgasmo o un placer sexual.

Piensa que tu vulva es como cualquier otra parte del cuerpo: tus labios mayores y menores, tu perineo, la cara interna de tus muslos, todas son zonas que pueden acumular tensión y disfrutar de un buen masaje relajante.

Incluso si no tienes ganas de una experiencia erótica, te recomendamos darte masajes de manera recurrente. Masajea tus pies, piernas, tus órganos sexuales, todas las partes de tu cuerpo que están a tu alcance para relajarlas.

Si tienes pareja, pídele que hagan intercambio de masaje una vez a la semana para asegurar que mantienen su cuerpo en un buen estado de relajación.

Masajear regularmente tu vulva, en específico, puede ayudarte a aumentar su placer y a liberar cualquier energía negativa en el plano físico y emocional. En general, mientras más contacto amoroso le regales a tu cuerpo de forma regular, más vivo y pleno se podrá sentir.

Todos los tamaños son bienvenidos

No importa qué tamaño tenga tu vagina, siempre y cuando puedas sentir el placer que deseas sentir. Ama a tu vagina con toda tu alma e intención, de la misma manera que puedes cultivar el amor por tus emociones, por tus pensamiento y por tus talentos.

No trates a tu vagina como algo desconocido que funcione por separado del resto de tu cuerpo. Intégrala como algo que te llena de placer, bienestar y agradecimiento porque es una parte indispensable de tu energía vital y de tu capacidad para dar y recibir amor, no sólo en el plano sexual, sino desde un plano de conexión plena con tu cuerpo para sentirte segura en todas las experiencias que la vida te depare.

Artículo por Sofia Telenda