6 cosas que no sabías acerca del dinero (y que te están impidiendo tener más)

kristina-wagner-357533.jpg
“Si tu única meta es ser rico, nunca llegarás a ella”.
John D, Rockefeller

 

La ironía de una vida financiera realmente abundante es que en esencia no es el dinero por sí mismo lo que deseas. Lo que en verdad quieres es lo que el dinero representa: oportunidades y opciones.

-       La habilidad de fallar y poder intentarlo de nuevo.

-       Tener más tiempo para invertir en ti mismo y en tus gustos.

-       Mejores posibilidades para los que amas, por ejemplo, las escuelas y las casas que puedes ofrecer a tu familia.

-       La posibilidad de continuar y mejorar tu crecimiento personal a través de viajes y conocimientos.

Pero la riqueza es una cosa complicada. De la misma forma que la felicidad y el éxito, no puede conseguirse de manera directa. Muchas personas lo intentan, pero al final, no se encuentran satisfechos con el resultado.

¿Cuántas veces no has visto la historia en películas?

Cuando alguien finalmente consigue todo el dinero con el que pensó que lograría ser feliz, se da cuenta que hay algo más que le sigue hacienda falta. Y la mayoría de las veces, ese alguien sólo puede pensar en conseguir más dinero, porque no logra ver más allá de la vorágine de competencia y ganancia en la que decidió entrar en algún punto.

Para que a ti nunca llegue a pasarte lo mismo, aquí hay 6 cosas sobre el dinero que la mayoría de la gente nunca llega a conocer.

Si puedes comprenderlas, te será más sencillo emprender tu camino para construir tu riqueza adecuadamente.

(Nota importante: estos datos no son generados de la nada. Son observaciones de cómo trabajan las leyes naturales de las finanzas. Siéntete con la libertad de adaptarlas a tu estilo de vida y tu situación económica actual, y usarlas a tu favor para lograr el estatus financiero que realmente necesitas en tu vida, y nada más).

 

1)      El dinero no tiene valor por sí solo

El dinero únicamente tiene un valor cuando representa la oportunidad de obtener otra cosa que se desea. Nunca es el fin principal y siempre tiene la intención de pasar por muchos receptores.

Puedes darlo, invertirlo, o guardarlo para un día lluvioso y cubrir cualquier imprevisto. Puedes apoyar la mejora de una compañía u organización que sustente un ideal compartido contigo. El dinero se hizo realmente para estar en circulación todo el tiempo.

No almacenes ni restrinjas tu dinero. Úsalo para conectarte con otros, inviértelo en tus relaciones sociales.

“El dinero es como el amor: mata lenta y dolorosamente a quien lo retiene y alivia a quien lo atesora y comparte” - Khalil Gibran

 

2)      El dinero inteligente toma tiempo

Quienes mejor manejan el dinero saben que necesitan siempre pensar antes de actuar. ¿Por qué? Porque las mejores decisiones financieras requieren de procesos y pausas.

Podría considerarse lo contrario tras ver películas como Wall Street, pero lo que se ve en esos casos es simple especulación, no una inversión tangible. Las mejores inversiones tardan tiempo en surtir efecto, no se atienen a un solo momento o el éxito que tiene un producto, y generalmente presentan altas y bajas a lo largo del trayecto.

Warren Buffet, un famoso inversionista y financiero estadounidense, recomienda siemrpe ser lento empezar una inversión, pero todavía más lento para terminarla.

La mejor manera de administrar el dinero empieza con romper los patrones que te regían anteriormente, como comprar más de lo debido o salir a lugares que representan gastos todo el tiempo.

Date la oportunidad de reducir tu consumo, y ten la paciencia para ir viendo cómo tu dinero crece poco a poco... Pero no lo trates como un tesoro que vas a acumular para siempre, sino como un fondo en potencia con el que ya estás planeando tu siguiente gran inversión (no importa cuánto tiempo pase antes de que logres concretarla; la clave está en tener una meta fija y ser constante para llegar a ella).

 

3)      Producir dinero es aburrido

Los libros y la prensa sólo muestran las historias exitosas que tienen resultados inmediatos, precisamente porque es muy raro que así suceda y ese tipo de historias llama la atención del público. Pero no se debe creer que ese es el proceso normal.

Para la mayoría de la gente, producir y obtener grandes cantidades de dinero en la vida resulta semejante a observar cómo una pintura se seca. El éxito se crea, y se obtiene, a base de ahorro, inversiones seguras, ahorro, e inversiones seguras, pequeños movimientos arriesgados, y ahorro de nuevo. Son decenas de pequeñas decisiones mensuales, que se dirigen hacia un objetivo a largo plazo.

Ahorras dinero poco a poco. Lo inviertes y recibes tus ganancias. Reinviertes un remanente y acumulas tus ganancias año tras año. No hay drama, ni sorpresas, ni grandes golpes de suerte.

Me gustaría poder compartir con ustedes la historia de una persona famosa que se volvió rica de la manera aburrida, para que te convenzas de que para la mayoría de las personas lograr crecer su patrimonio financiero fue un proceso largo y monótono.

Pero como nadie quiere contar una historia aburrida, no puede ponerte ejemplos del único método seguro de generar dinero: tener la paciencia para dedicar muchos años a ello.

 

4)      El dinero significa saber decir no.

No hacer nada muchas veces es justo lo que debes hacer. ¿Escuchaste bien? Nada. Piensa que generar dinero en serio es una carrera de muchos años, así que no esperes que la oportunidad perfecta de inversión llegue de la noche a la mañana, para que le apuestes todos tus ahorros.

Siempre encontrarás muchas cosas bonitas y brillantes que van a tentarte para que inviertas tu dinero, o para que lo gastes en lujos innecesarios. Pero lo importante es entender que el futuro vale más.

Decir que no a casi cualquier oportunidad de gastar tu dinero es la clave para mejorar tu vida económica. La mayoría de nosotros desperdiciamos lo que tenemos.

La única excepción a la regla es deber decirle SÍ con toda tu convicción a las cosas que genuinamente se encuentran dentro de tus valores, tus necesidades y tu ética personal.

Di sí a invertir en una mejor escuela para tus hijos en la universidad, pero plantéate si realmente vale la pena pagar la educación básica más cara del mundo.

Di sí a dar lo mejor de ti en el trabajo, pero decide bien hasta qué hora del día estás dispuesto a trabajar para no perderte de pasar tiempo con tu familia.

Di sí a prestar atención a tu salud y a tu cuerpo. Al final, es el activo financiero, emocional y espiritual más valioso, y el que más vas a necesitar en todos los años que tengas por delante.

El trabajo real viene en ser constante y no desesperar mientras trabajas para generar el flujo económico y las experiencias de vida que buscas.

“Aprende a decir NO a lo Bueno para que puedas decirle SÍ a lo mejor” – John C. Maxwell.

 

5)      El dinero debe planearse

Tu atención es limitada. El día solo cuenta con 24 horas, y suelen irse muy rápido.

Para realmente conseguir ser muy bueno en algo, se necesita dedicarle tiempo y energía. Crear el hábito de ahorrar es el primer paso, pero saber cómo aprovechar al máximo el proceso de ahorrar y la manera en que utilizas ese dinero también es muy importante.

Si no tienes el tiempo o el interés en estudiar el dinero profundamente, no podrás aclarar las metas que deseas, ni tampoco automatizar los pasos que necesitas seguir para volverlas realidad.

“La riqueza es en gran magnitud el resultado de un hábito” – John Jacob Astor.

Aprende desde lo básico. Le peor que se puede hacer es acostumbrarte a realizar un proceso antes de realmente entenderlo. No des por sentado que ya conoces los pasos para ahorrar de la mejor manera posible, ni que ya sabes elegir tus inversiones bancarias de la mejor manera posible.

No des por sentado que lo que ya te funcionó en el pasado seguirá funcionando siempre igual, ni que no hay otras opciones que te podrían estar rindiendo mejores frutos.

Aprende, aprende, siempre aprende. No sólo acerca del dinero, sino acerca de todos los aspectos de tu vida que quieras desarrollar.

 

6)      El dinero necesita un ambiente amigable

Incluso después de aprender lo básico, establecer los cambios de hábitos para lograr ahorrar, y decidir cuáles son las metas que quieres alcanzar a través del dinero, no lograrás tener éxito si permaneces rodeado de personas que no entienden ni apoyan los cambios que quieres reflejar en tu vida financiera.

Las personas con poca visión de ahorro y crecimiento financiero terminarán lastimando aquello que has construido, no por ser malas personas, sino porque no entienden que pensar en el futuro es más importante que gastar en cosas que no valen la pena justo ahora.

Y nuestro entorno siempre influye en cómo nos sentimos, en cómo pensamos y en cómo nos comportamos con respecto a todo. Somos criaturas sociales por naturaleza y nuestro objetivo inmediato es encajar dentro de la sociedad.

Si te sientes juzgado por las personas que te rodean, no vas a poder perseverar y ser constante en tus hábitos financieros para crecimiento a largo plazo.

Muchos de los detonadores que debilitan nuestras nuevas metas se forman en nuestro subconsciente; esto quiere decir que puede ser una simple frase que escuchamos de un amigo, o algo que nos hizo sentirnos no incluidos o juzgados por nuestro social.

Puede que de manera consciente no te parezca tan importante, pero en el subconsciente, se almacena en tu cerebro y te sigue llevando a tomar decisiones impulsivas o mecánicas que te alejan de cumplir los objetivos que te habías planteado.

Reconsidera tus estándares y vuelve a fijar metas: en qué vale la pena gastar, y en qué vale la pena ahorrar.

¿Un auto más lujoso, o una cuenta de inversión más grande? ¿Restaurantes y vinos a precios excesivos, o invertir en cursos que te hagan crecer más en tu empleo o tu negocio?

Observa a los amigos que despilfarran el dinero. Tal vez algunos de ellos tienen recursos de sobra, y no les afecta. Pero la verdad, es que la mayoría de ellos está gastando más dinero del que debería, y en unos años va a lamentarlo cuando vea que fuera de su empleo o medio de ingresos principal no tiene otra forma de seguir produciendo riqueza a través de los intereses de sus cuentas de ahorro, o algún otro tipo de inversiones.

Mantente enfocado en los cambios que quieres presentes en tu vida, y confía en que con ellos te rodearas de gente increíble que comparte tus mismos ideales.

El punto del dinero es empoderarte a ti mismo, así que nunca dejes que los demás te presionen para tomar decisiones que no quieres tomar.

 

Artículo original en inglés por Jane Hwangbo | Foto por Kristina Wagner