Pasta al vino blanco con brócoli o espárragos

sarah-boyle-90071-unsplash.jpg

Ingredientes

Para los espárragos:
Una y media taza de espárragos cortados (o brócoli)
1-2 cucharadas de aceite de oliva
1 pizca de sal de mar + pimienta negra
Para la pasta y su salsa:
3 cucharadas de aceite de oliva
4 dientes grandes de ajo, picados
1/3 taza de vino blanco
4 cucharadas de maizena (almidón de maíz)
1 3/4 taza de leche de almendra sin azúcar (u otra leche vegetal)
4 cucharadas de levadura nutricional (opcional para más sabor, la venden en tiendas naturistas)
Sal marina + pimienta negra al gusto
1/4 taza de queso parmesano vegano (opcional para decorar y más sabor)
Un paquete pequeño (alrededor de 200 gr) de pasta integral

Instrucciones


Pon a saltear los espárragos o brócoli con el aceite de oliva, la sal y la pimienta
Mientras los dejas dorarse, pon a hervir una olla grande de agua (para cocinar la pasta) con suficiente sal. Cuando esté lista la pasta, escurre y déjala guardada mientras preparas la salsa.
Calienta un sartén grande a fuego medio para empezar a preparar la salsa. Una vez caliente, agrega el aceite y el ajo. Sofríe durante 3 minutos o hasta que esté fragante y ligeramente dorado, luego agrega el vino despacio y al centro del sartén. Sé precavido para no derramar hacia el lado del sartén porque puede flamearse un poco; pero no te preocupes, si eso pasa no es peligroso y la flama se consume rápido. Revuelve la mezcla y déjala en el sartén durante 2-4 minutos, o hasta que el vino se haya reducido a la mitad.

Agrega la maizena junto con la leche de almendras y mezcla muy bien con una cuchara de madera. Cuando hayas mezclado todo un rato, la salsa será un poco grumosa y no tan espesa, esto es normal. Apaga el sartén, deja la mezcla enfriar un par de minutos, y si quieres hacerla más cremosa, ponla en una licuadora de alta velocidad, agregando la levadura nutricional, y más sal con pimienta (si no te importa tanto la cremosidad, puedes condimentar al gusto directo en el sartén).
Vuelve a encender el sartén a fuego medio y sigue cocinando hasta que la salsa burbujee y se empiece a volver espesa. En ese punto, baja a fuego lento y deja cocinando más hasta que sea lo suficientemente cremosa para tu gusto.
Finalmente, mezcla en el sartén la pasta y el brócoli ya cocinados, para calentarlos un poco si es que se enfriaron, y que se bañen por completo en la salsa antes de servir.

CenasCarlos Millan